Avisar de contenido inadecuado

Ausencia

{
}

Ya hacía tiempo que las cortinas de mi recamara no simpatizaban con el movimiento, habían permanecido inmóviles por unos cuantos meses, la ropa de mi cama seguía siendo la misma solo que mas muerta y sin color, las fotos cada día lucían más viejas y empolvadas, los muebles comenzaban a sentir el paso del tiempo, todo estaba en la misma posición que cuando era feliz.

Mi ropa había dejado de combinar con mi rostro, los colores ya no le iban muy bien, la comida ya no era tan deliciosa como antes me lo parecía, ahora solo hacia su función,  alimentaba mi cuerpo, solamente eso.

Mis sentidos al igual que el tiempo  se detuvieron, ya no había nada que sentir, es como si el mundo y todo lo que en él hay siguiera su curso y solo yo hubiera parado , sin motivo aparente dejó de haber un mañana para mi, para mis sueños y mis ilusiones.

Mi piel había recobrado su color, no había señales de recientes aventuras o de sueños realizados, desde su partida todo era calma y silencio, sin darse cuenta el amor empacó también lo mejor de mí.

Veía la vida pasar entre mis manos así como todos los recuerdos de una historia empacar para emprender un viaje sin retorno y  así sin más la miel de mis ojos se transformo en lagrimas…

Me sentía abandonada, el sol había dejado de buscar un espacio entre mis cortinas para regalarme una de sus caricias; el viento había comenzado a buscar nuevas musas porque mi cabello se resistía a bailar con él; la lluvia simplemente prefirió evitar que el nivel de melancolía aumentara y se alejo sin intentar; las estrellas renunciaron a su espectáculo, su gran espectadora había perdido interés y la luna, ella mi fiel compañera, mi cómplice de fantasías, la arquitecta de mis sueños cayó en depresión y la única culpable era yo, la abandoné, no supe corresponderle su compañía, me volví indiferente, mi vacío la enfermó, se cansó de esperar el comienzo de un nuevo sueño conmigo, la había lastimado tanto que temí regresar a ella…

Había  tomado mi última decisión: encerrarme en mi habitación y no saber nada más, quería buscar la manera de  regresar el tiempo y  congelarlo en el momento exacto cuando mi felicidad se decidía a dejarme… no deseaba nada más!!!

Los días comenzaron a parecerme más largos de lo que solían ser cuando me sobraban sueños, cuando no había fechas, horarios, limites para nada, cuando la vida me parecía un libro vacío  listo para escribir aventuras… ahora me parece que todo está escrito y quien lo escribió se olvido de mi.

Día a día me sentía más perdida, sin rumbo, sentía mis alas rotas sin esperanzas de recuperación, sabía que aún sin alas  podía seguir avanzando pero no sabía a dónde ir, tenía miedo de lo que podía pasar, me dolía lo que era, en lo que me había convertido sin él.

 

Ahora después de tanto tiempo aun sigo sentada en mi habitación intacta desde su partida, aún sumida en vagos recuerdos, promesas rotas y sueños sin cumplir…. Algunas veces la voz decadente de lo que solía ser mi corazón me reclama:

-Como es que llegaste a este punto? Te desconozco realmente, ya no queda nada de la que solías ser, el espejo refleja a alguien sin vida, sin brillo, llena de tristeza, de miedo, refleja unos ojos fríos e inexpresivos que han perdido la conexión con su alma… me preocupas.

-Y algunas veces le contesto… mi alma?? Aun me pregunto si sigue allí, tendré una todavía? La entendería si  ella también se fue, quien querría vivir con alguien que ha perdido la fe en sí misma.

Vivo alucinando y delirando, la realidad desde hace tiempo ha dejado de existir para mi, ya nada importa mucho, ya no hay tiempo, realidad, sentido ni dirección, no hay nada sin él.

Esta sensación de vacío ha comenzado a  ser tan normal en mi que ya no me molesta, ya no duele.. Será que me canse de buscar ser feliz?, será que me cansé de lo que soy y lo que nunca he sido?.... he cambiado tanto desde el momento que partiste que  no será fácil ser la que era antes si decides regresar!!!

 

 

{
}
{
}

Comentarios Ausencia

Muy bueno tu blog. Deberías actualizarlo!!

Besos!!
Ricardo J. Román Ricardo J. Román 15/10/2010 a las 14:04
...por si volvieras, por si volvieras, paso las noches en vela, para besarte al llegar.
Por si volvieras, por si volvieras, la puerta la dejo abierta, para que puedas pasar :'-(
y en el salón siempre hay un fuego encendío, por si vinieras con frío y puedas sentir calor. :-D
José José 09/02/2011 a las 20:37
Hermoso escrtito...felicitaciones.

Deja tu comentario Ausencia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre